Ajustemos Nuestro Enfoque

 Por: Pastor Javier Palmer

 

   1. ¿Cuántas excusas tienes? 13
   2. Definamos nuestras convicciones. 29
   3. Cuando tus convicciones se enfrentan a tus miedos. 47
   4. ¿Qué hago con mi pasado? 57
   5. Asume tus responsabilidades 71
   6. Cómo creer cuando todo se ve mal. 79
   7. ¿Cómo ganamos nuestras batallas) 91
   8. Él cambia las circunstancias 103

 

 Son los temas de Impacto que encontrara en este Libro.

 

Adquiera Ya.

Introducción:
     Hace muchos años existía un programa de televisión muy conocido, y gracias a la repetición constante de su introducción que decía: “¿Es un ave?¨ No. ¨¿Es un avión?¨ No… Es ¨¡Superman!” ésta se hizo popular. La intención de esta técnica de comunicación reiterativa, era captar la atención del televidente y sugerirle que enfocara su mirada hacia las imágenes en el televisor, para percibir la entrada de un súper héroe y a su vez, condicionarlo al contenido del programa.  En ocasiones, Dios usa este mismo estilo de comunicación. En el libro de Isaías 43:18, según la Nueva Versión Internacional (NVI) de las Sagradas Escrituras, el Señor dijo: “18Olviden las cosas de antaño; ya no vivan en el pasado. 19¡Voy a hacer algo nuevo! Ya está sucediendo, ¿no se dan cuenta? Estoy abriendo un camino en el desierto, y ríos en lugares desolados.” En otras palabras el Señor nos exhorta a que ajustemos nuestro enfoque, porque Él estaba introduciendo cosas diferentes. Me gusta cuando dice: “Ya está sucediendo” porque demuestra que no está esperando por nosotros, sino que somos
nosotros quienes debemos estar atentos a sus cambios. El Señor nos invita a ver la vida desde su lente; Él nos dice que está abriendo bendiciones por los caminos menos esperados, los más difíciles, esos desiertos, donde nadie espera ser bendecido. Seguidamente, dice que abrirá “ríos en lugares desolados”, en aquellos donde no vive nadie porque la sequía ha hecho estragos irreparables. Lo que puedo interpretar como un hálito de restauración y avivamiento porque los caudales del Señor son como ríos de agua viva, que tienen el poder de restaurarte y llenar de vida tu ser.
     Luego de haber leído ese texto, vino a mí un nuevo deseo, un nuevo enfoque. Fue cuando entendí que muchas personas andan de Iglesia en Iglesia, de trabajo en trabajo y hasta de pareja en pareja, sólo porque viven una vida desenfocada, alejada del lente de Dios, de Su visón o de la perspectiva de vida que Él quiere para todo ser humano.  No se trata de encontrar la pareja perfecta, el trabajo o la iglesia perfecta. Se trata de hacer el enfoque correcto para crecer y cambiar, mediante los ajustes que hagamos a nuestra visión, según el lente
de Dios. De esta forma podremos avanzar hacia la plenitud de vida que Él quiere que experimentemos.  El lente de Nuestro Señor no está enmohecido por los recuerdos del pasado; Su visión es clara y objetiva. Él no está anquilosado en el ayer, sino que se mueve Soberano e innovador en la historia. Él quiere que tú te prepares, que te fortalezcas en su Palabra, para que puedas ajustar tu visión y aceces a las bendiciones, incluso aquellas en los lugares menos esperados. Como todo buen padre, Él que desea lo mejor para sus hijos.
     Es más voy a ir más lejos; En este planeta, los cambios son, sin lugar a dudas, necesariamente imprescindibles, inevitables e inexcusables. Vivir en el sueño del pasado, es perder las oportunidades del mañana.  Permítame extenderme un poco más. Hace unos años, en Estados Unidos, la población en general tuvo que cambiar sus televisores análogos porque la señal de todas las estaciones de televisión iba a cambiar a formato digital, así que quien no tuviera un televisor digital o algún convertidor que le permitiera recibir este tipo de señal, no podría tener acceso a la programación de ningún canal de televisión. Las ventas de las compañías que producen este tipo de aparatos electrónicos, tienen que haber marcado un récord de ventas el año en el que cambió la señal, porque una gran multitud, entre la cual me incluyo, cambiamos nuestro televisor y la forma de lo que veíamos para entretenernos, porque la nueva imagen proyectada, e incluso el sonido, es más clara y definida que la anterior.
Las personas que decidieron quedarse con sus televisores análogos, adaptados con un convertidor de señal pueden ver la programación de los canales de televisión, sin embargo jamás podrán tener la misma calidad de imagen y sonido de aquellos que compraron televisores digitales o de alta definición.
     Espero que no tome esta analogía como una sugerencia consumista. Mi intención no es motivarle a comprar un televisor nuevo, sino resaltar la importancia de ajustar nuestro enfoque personal; porque todavía existe gente tratando de ver el camino a las nuevas bendiciones, a través de los bifocales de Benjamin Franklin, los que fueron considerados como un avance en el siglo XVIII, pero en la actualidad son una reliquia.
Victor Frankl, sobre viviente del holocausto dijo: “No es lo que me paso lo que importa, sino; lo que la causa, cambio en mi.”
     Este libro está diseñado con el propósito de darte las herramientas necesarias para ayudarte a ajustar tu enfoque, tus costumbres; para asumir los cambios como parte de un proceso normal y ayudarte a generar la fortaleza en tu interior para enfrentar los nuevos retos en tu vida.
Yo soy de los que creen que la vida, no sólo ofrece un nuevo comienzo, sino que también ofrece un mejor futuro. Pero, Si tú, no rompes con tus malos hábitos, éstos te romperán a ti, ya que quien no puede ver lo lejano se vuelve esclavo de lo inmediato.
Así que con esta introducción te invito a que te sumerjas en las páginas siguientes y te empapes del conocimiento necesario para ajustar tu enfoque, de manera que puedas entrar a la corriente de bendiciones que Dios quiere para ti. Descubre cómo marchar seguro hacia tu mañana. Recuerda que una persona insegura no tiene un futuro seguro, tiene un presente improvisado.

 ¡Que lo disfruten!